RSS

Criaturas Mitológicas IV

11 Jun

Esfinge & Lamassu.

La Esfinge (Σφίγξ) es una criatura mitológica griega, considerada un demonio de la destrucción y la mala suerte. Se solía representar con rostro de mujer, cuerpo de león y alas de águila aunque la Esfinge Egipcia no posee esta última característica. Oriente Próximo y Oriente Medio estaba plagado en la antigüedad de leyendas sobre estos seres, según las cuales, se pasaban hasta tres cuartas partes del día durmiendo pero no obstante, cuando estaban activas y despiertas, eran formidables cazadoras, atacando a sus presas y descuartizándolas en trozos diminutos con sus enormes garras. A pesar de esa brutalidad, todas las esfinges son sabias, sobrias e independientes, con una clara tendencia a la autosuficiencia e inescrutabilidad. El mito más conocido sobre la Esfinge es el del acertijo de Edipo. Según esa leyenda, una Esfinge invadió la ciudad egipcia de Tebas, destruyendo las siembras y matando a todo aquel que no resolviera sus acertijos. Después de varios infortunios, el rey de Tebas, Creonte, prometió dar su reino a quien resolviera el acertijo y librara a la ciudad de la Esfinge, la cual prometió irse para siempre si alguien daba la respuesta correcta. El acertijo era: “Existe sobre la tierra un ser bípedo y cuadrúpedo, que tiene sólo una voz, y es también trípode. Es el único que cambia su aspecto de cuantos seres se mueven por tierra, aire o mar. Pero, cuando anda apoyado en más pies, entonces la movilidad de sus miembros es mucho más débil.” Finalmente Edipo lo interpretó correctamente: “Escucha, aun cuando no quieras, Musa de mal agüero de los muertos, mi voz, que es el fin de tu locura. Te has referido al hombre, que cuando se arrastra por tierra, al principio, nace del vientre de la madre como indefenso cuadrúpedo y, al ser viejo, apoya su bastón como un tercer pie, cargando el cuello doblado por la vejez”. Entonces la Esfinge al escuchar la respuesta se arrojó de monte, que era su guarida, y murió. Edipo obtuvo como recompensa casarse con la reina Yocasta, sin saber que ésta en realidad era su madre.

El Lamassu (ثور مجنح) es una entidad protectora de la antigua Mesopotamia, a menudo representado como un toro, con alas de águila y cabeza de macho humano, cuernos y orejas de toro. Aparece con frecuencia en el arte de Sumeria, Persia, Babilonia y Asiria. En principio, el Lamassu era considerado un espíritu protector de los hogares de Mesopotamia para con el tiempo, convertirse también en los defensores de los reyes, razón por la cual se solían representar y colocar en las entradas de los palacios a modo de guardianes y para repeler a los enemigos y espíritus maléficos. Estaban esculpidos de dos en dos y siempre con un tamaño realmente colosal. Cada uno de ellos miraba a uno de los puntos cardinales.

Ninfas, Sátiros & Fauno.

Las ninfas (νύμφα) son deidades menores de la naturaleza, hijas de Zeus y asociadas a algún lugar en concreto, caracterizándose por su gran belleza y la atracción que sienten los hombres hacia ellas. Suelen representarse como mujeres o doncellas de gran hermosura, desnudas o semidesnudas y que adoran cantar y bailar. El hábitat de las ninfas es realmente variado, desde los bosques, hasta montañas, ríos, lagos, grutas, etc. Uno de los tipos de ninfa más extendidos es el acuático, que son llamadas de distinta manera dependiendo de donde vivan: Oceánides (Océanos), Nereidas (Mar Mediterráneo), Náyades (Ríos, lagos, arroyos, pozos). Estas bellas criaturas pueden subsistir solas o en pequeños grupos, pero siempre defienden y enmarcan su territorio, estando muy vinculadas a su hábitat, con el que terminan teniendo una relación de simbiosis y si su territorio desaparece, ellas también. Esto ocurría con las Dríades, ninfas del bosque, que vivían junto a árboles majestuosos que si eran talados, causaban a la vez  la muerte de la ninfa. Por lo general, son criaturas tímidas, y reservadas, amantes de la naturaleza y muy creativas, con dotes proféticas y musicales; algunas de ellas, asustaban a viejos solitarios que se internaban en el bosque, como las Alseides, Auoloníades o Napeas. Sin embargo, otras pueden resultar incluso más peligrosas, ya que atraen y arrastran hacia el agua a los hombres para ahogarlos y posiblemente, devorarlos también. Las ninfas, sufren el acoso de dioses, sátiros y hombres por igual, estos últimos sobre todo se exponen a los peligros que pueden producirse de dicha atracción.

Hilas y las ninfas

Los sátiros (Σάτυροι) son criaturas pertenecientes a la mitología griega y acompañantes de los dioses Pan y Dioniso, formando sus cortes. Estos seres de aspecto humano se diferenciaban dependiendo de las representaciones que se hicieran de ellos, en el arte griego figuraban como criaturas ancianas y feas aunque posteriormente esto se cambió y se les dio un aspecto más joven y grácil. En la mitología romana se solía confundir a los sátiros con los faunos, por lo que se los representaba de la misma forma que estos últimos, con cuernos, abundante cabellera, nariz chata, barba, cuerpo humano, orejas puntiagudas y con cola y patas de cabra. Cabe destacar en las representaciones romanas, su priapismo permanente, dando idea de esta forma del carácter lujurioso de los sátiros, adorando los placeres físicos, aunque también son alegres, pícaros, gustándoles mucho el vino, la danza (Sikinnis) al son de las flautas u otros instrumentos musicales y perseguir a las ninfas. No obstante, en ocasiones determinadas, pueden convertirse en individuos violentos y peligrosos aunque también tímidos. Suelen habitar preferentemente en los bosques.

Dos sátiros

El Fauno fue una de las criaturas legendarias más famosas en la mitología de la Antigua Roma y se suele identificar con la divinidad griega Pan. Fauno fue el tercer rey de Lacio, siendo hijo de Pico y por ende, nieto de Saturno. Desempeñó una gran función en la zona como promotor de la agricultura, la cría de ganado y la caza, además de ser considerado como uno de los fundadores de la religión en la zona. Fauno era adorado como el dios de los campos y los pastores, siendo un espíritu benéfico del bosque y los campos pero también se le adoraba como una entidad profética que revelaba el futuro a los hombres en sueños y  mediante voces de origen desconocido, por lo que se cree que Fauno era autor de apariciones espectrales y de terribles sonidos. Fauno era descrito como un hombre con cuernos y patas de cabra,  teniendo una personalidad alegre y caprichosa. A medida que pasaba el tiempo y crecían las leyendas, se terminó afirmando que Fauno se rodeaba de otros seres iguales a él, los faunos, considerados como genios del bosque salvaje. El culto a esta deidad estaba muy extendido en Roma, tanto Ovidio como Virgilio relatan los ritos relacionados con Fauno, dichos ritos, se solían producir en zonas del bosque consideradas sagradas (actualmente Tívoli). En aquellos rituales, se sacrificaban ovejas u otros animales, teniendo que dormir una noche la persona que consultaba el oráculo sobre la piel de la víctima sacrificada y esperar que el dios le diera la respuesta a sus preguntas en sueños o mediante voces sobrenaturales.

Yinn & Ifrit.

Los Yinn (جن) son genios de la mitología semítica y árabe, con características de elementos de la naturaleza y de duendes. Pueden ser, dependiendo de su carácter, seres benévolos o maléficos con los humanos. En el origen de de las leyendas que hablan sobre estas criaturas, se les describe como los espíritus de pueblos abandonados que actuaban de noche y se escondían por el día. En la actualidad, el Islam ha incorporado a sus creencias el mito de los Yinn, siendo así la tercera clase de seres creados por Dios, junto a los hombres y a los ángeles. Se dice también que los genios surgieron del fuego sin humo y tienen, al igual que el hombre, libre albedrío, pudiendo obedecer a Dios o al Diablo. Los Yinn comparten el mundo físico con los humanos, siendo tangibles y aunque en ocasiones son invisibles o adoptan diversas formas, pueden interactuar con los humanos. Su personalidad es compleja ya que suelen ser expertos bromistas, embaucadores y muy creativos, dotados de una gran inteligencia, superior en general a la humana. Los Yinn pueden ser dominados mediante un objeto para que realicen nuestra voluntad, convirtiéndolos en esclavos, de la misma manera que en la historia de Aladino y La Lámpara Maravillosa. La creencia popular en los genios sigue estando muy extendida en las áreas rurales de algunos países islámicos y es muy frecuente su aparición en la literatura popular.

Los Ifrit (عفريت) son seres de la mitología árabe (similares a los Yinn), considerados como genios de gran poder y que pueden realizar acciones tanto benignas como malignas, teniendo un carácter dual y errático aunque más propenso hacia la maldad y la destrucción. Los Ifrit pueden adoptar forma masculina y femenina de gran belleza aunque se les ha representado de otras maneras. Son espíritus difíciles de tratar ya que por lo general, odian al ser humano, por el que sienten un especial resentimiento, deseando su destrucción y aunque estén esclavizados, son difíciles de tratar, con un lado malvado que les obliga a tergiversar siempre las órdenes que reciben por parte de las personas, para de esta forma, confundir a sus amos. Su profundo odio por los humanos se remonta a la época en la que Dios creó a Adán, los ángeles se postraron ante la creación divina, sin embargo, Iblís (el más emblemático de los Ifrits) se negó a hacerlo, ya que se creía por encima del ser humano por haber sido creado mediante el fuego y no por la arcilla como el hombre. En la literatura hay diversas referencias que hablan sobre estos espíritus, una de ellas es el libro de Las Mil y Una Noches, también se dice que Salomón podía controlar a los Ifrits mediante sortilegios mágicos.

Cóatl.

También conocido como Quetzalcóatl (por los aztecas), es una deidad prehispánica, conocida y nombrada desde el 400 a.C por los mayas, aztecas, olmecas y toltecas. Tiene forma de serpiente, con ojos rojos y está cubierta por un hermoso plumaje similar al del ave Quetzal, a veces también se representa al Coátl con garras parecidas a las de las águilas. Su hábitat sería las junglas y selvas tropicales, prefiriendo zonas altas sobre el nivel del mar. Ha sido profusamente representada en gran cantidad de templos y edificios Mesoamericanos de ciudades como Xochicalco, Cacaxtla, Cholula entre otras, destacando su presencia en Teotihuacan, donde el culto a este ser mitológico estaba muy extendido, apareciendo abundantemente en esculturas, pinturas y cerámicas. Sin embargo, no siempre se ha representado al Coátl con forma de serpiente, en ocasiones, también se le ha mostrado como un ser antropomorfo que encarnaba a Ehecatl, el dios del viento, que es la deidad más generalmente interpretada como forma humanoide de la serpiente emplumada. En la cultura azteca, se considera que el Coátl sería un ser que serviría de contacto entre el cielo y la tierra, habiendo contribuido también a la creación de la humanidad. A su vez, esta serpiente representaba el agua en sus orígenes, pero después fue adquiriendo otras atribuciones como la dualidad, ya que sus plumas la relacionan con su naturaleza divina, mientras que el ser una serpiente, representa lo humano y la capacidad de arrastrarse por el suelo, junto a los otros animales de la tierra. Esta es una dualidad muy común dentro de las deidades de Mesoamérica.

Elfos.

Los elfos son una de las criaturas fantásticas más representadas en la cultura moderna del Siglo XX y el actual, pero cuyo origen, es mucho anterior, ya que proceden de las mitologías nórdica y germánica, cuya descripción varia ligeramente de la actual. Sin embargo, siempre se les ha considerado seres benéficos por lo general y con capacidades mágicas y aspecto humano (tanto hombres como mujeres de gran belleza), aunque mucho más estilizados, de mayor altura, tez blanca (salvo los elfos oscuros que son negros), cabello rubio, orejas puntiagudas y ademanes elegantes que escondían detrás de sí, una fuerza y velocidad muy superiores a las de los hombres. Podían manejar con destreza diversos tipos de armas como son los arcos, sables, lanzas, etc, además de poseer una gran capacidad de camuflaje en el bosque para hacer caer en trampas y emboscadas a sus enemigos. Los elfos son inmortales o con una larga esperanza de vida (dependiendo de las descripciones), prefiriendo habitar en cuevas fuentes o bosques (acompañados de hadas, duendes y otras criaturas feéricas), en estos últimos cabe destacar la relación casi simbiótica que forman los elfos con el bosque, sus árboles y las criaturas que habitan en él. En la cultura nórdica, se creía que estos seres tenían relación con cultos a la fertilidad y a los ancestros, además de considerar a los elfos como espíritus de la naturaleza. La mayor presencia de elfos en la mitología nórdica proviene de la poesía escáldica (Noruega e Islandia) y en la Edda poética. Los elfos oscuros aparecen también en las leyendas nórdicas, este tipo sería la versión maligna y retorcida de los elfos normales, deben su nombre a que su piel es prácticamente negra, además los elfos oscuros prefieren vivir en el subterráneo. La mitología germana difiere con el resto en la concepción e idea sobre los elfos, los describe como criaturas que vivían en los cielos y que poseían un carácter no muy positivo, ya que podían producir pesadillas en las personas. En los cuentos y leyendas germanas destaca la figura de Der Erlkönig, el rey de los elfos, una figura un tanto siniestra que actúa como presagio de muerte a una persona agonizante, de una manera muy similar a la Banshee de Irlanda. Los elfos permanecen en constante conflicto con los orcos y goblins y suelen mantener relaciones complicadas y tirantes con los enanos.

Quimera.

La Quimera (Χίμαιρα) es una criatura fantástica de la mitología griega, caracterizada por su extravagante y extraña apariencia física. Era hija de Tifón y la terrible ninfa Equidna y a su vez hermano de Cerbero y de la Hidra de Lerna. Físicamente es un león pero su cola es de serpiente (o dragón según otras leyendas), lo más sorprendente aún, es la cabeza de macho cabrío que tiene sobre su lomo. Según se cuenta, esta criatura sembró el terror en la zona de Licia (Turquía), devorando rebaños de ganado y personas. La Quimera vivía en zonas áridas y poseía una poderosa cualidad, podía expulsar fuego por la boca de una o más de sus cabezas y también de su trasero. Quimera fue finalmente derrotada por Belerofonte que volaba a lomos de Pegaso, el héroe griego atravesó con su lanza el cuerpo de la monstruosa criatura, atacando desde el aire y dándole muerte. La descripción más antigua de la Quimera que se conserva, pertenece al libro La Ilíada de Homero: “Una cosa inmortal, no humana, león por delante y serpiente por detrás con una cabra en el centro, y resoplando por su aliento una brillante llama de fuego”.

Vampiro.

El vampiro es sin lugar a dudas, una de las criaturas mitológicas y fantásticas más conocidas de la historia. Está presente en el folklore de multitud de culturas, no solo de Europa, sino de todo el mundo y en cada una de ellas, hay matices en su descripción aunque manteniendo siempre una base común muy parecida. En líneas generales, se puede describir al vampiro como un ser que se alimenta de la esencia vital (normalmente sangre) de otros seres vivos para mantenerse activo. En la cultura occidental se le identifica más con el individuo de origen eslavo y que ha dejado de ser humano para convertirse en un cadáver o espíritu succionador de sangre. En las culturas orientales y aborígenes de América, al vampiro se le identifica más con deidades demoníacas. Podríamos definir las creencias de los bebedores de sangre, como ese intento del ser humano en dar realidad a aquellos instintos primitivos y malvados que subyacen en el interior de cada uno de nosotros, ese lado bestial, deseos sexuales e impulsos pasionales reprimidos, conflicto con la religión, todo ello existe en mayor o menor forma en el mito vampiro. Según las leyendas de Europa del Este, el vampiro navega entre la vida y la muerte y podía ser desenmascarado porque solían ser individuos, delgados, pálidos con largos incisivos y uñas, no se reflejaban en los espejos, ni tenían sombra y odian cualquier objeto de carácter religioso. Evidentemente su descripción varía muy sensiblemente dependiendo de cada zona geográfica en la que nos encontremos. Las personas podían convertirse en vampiros por factores muy distintos según las leyendas, entre esos motivos podemos encontrar los siguientes: Muerte prematura violenta, mordedura de otro vampiro, como maldición por actos sacrílegos, incumplimiento de rituales funerarios o religiosos, los nacidos en Sábado Santo o aquellos que son el hijo séptimo o duodécimo de una familia y sus hermanos mayores son todos del mismo sexo, etc. A lo largo de la historia, ha habido varios personajes a los que se les ha dado la aureola de posibles vampiros, debido a las atrocidades y crímenes que cometieron, individuos tales como: Vlad Draculea, Erzsébet Báthory o Gilles de Rais. Cabe destacar que en algunos países, aún hoy en día, algunos cadáveres son desenterrados para comprobar si tienen señales características o no de vampirismo y si es así se procede a destruir el cuerpo mediante la realización de un complejo ritual. Existen muchos ritos tradicionales para evitar que un muerto se convierta en vampiro: En algunas culturas se entierra bocabajo al cadáver, también sirve introducir un diente de ajo en su boca, atravesarles el corazón con un objeto punzante, decapitación, colocar semillas de rosal silvestre en el féretro, etc. El vampiro ha sido protagonista estelar en la literatura y en multitud de películas, en donde destaca la obra “Drácula” (1897 ) de Bram Stoker y la película “Nosferatu, una sinfonía del horror” (1922) de F.W. Murnau.

Parte I

Parte II

Parte III

Parte V

 

Etiquetas: , , ,

4 Respuestas a “Criaturas Mitológicas IV

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: