RSS

Criaturas Mitológicas II

03 Jun

Dragón, Wyvern & Draco.

El dragón es una criatura mitológica que aparece en diversas culturas, teniendo también distintos simbolismos asociados a su figura, llegado a ser considerado desde un poderoso dios guardián o protector hasta un cruel y monstruoso enemigo. En Occidente estamos familiarizados con la forma del dragón, describiéndolo como una criatura cuadrúpeda de gran tamaño (de unos 14 metros de longitud) con escamas muy resistentes (aunque su punto débil es el vientre), garras de águila, cola larga y sinuosa y hocico de reptil coronado por sendos cuernos. También destacan sus alas de murciélago que se insertan en la quilla del animal, justo detrás sus extremidades anteriores. Los dragones de la mitología europea son animales solitarios, con capacidad de expulsar fuego por la boca,  pudiendo también volar y que normalmente habitan en cavernas espaciosas y conectadas hacia el exterior por un pasadizo, en dichas cavernas hibernan la mayor parte del tiempo. Es muy posible que las paredes de la cueva estén calcinadas y muestren señales de la presencia de este ser, además de encontrar el suelo sembrado de escamas y de presas muertas, además de las riquezas que los dragones suelen atesorar en un rincón bien protegido de su guarida. Para los celtas, el dragón habitaba en los bosques y era sinónimo de sabiduría, mientras que para las tribus nórdicas de Europa, el dragón era un ser malvado, al igual que para los cristianos, que simbolizaban el pecado y la victoria de la fe sobre el mal, como en la historia de San Jorge y el dragón. En la leyenda germana de El Cantar de los Nibelungos, el héroe Sigfrido se hace invulnerable al matar y bañarse con la sangre del dragón Fafnir. En las culturas orientales de China (龍) y Japón (竜), el dragón es considerado un ser sabio, de gran conocimiento y benéfico que representa las fuerzas del universo, el poder espiritual supremo y la buena suerte, siendo grandes protectores y guardianes. Su forma difiere de la del dragón occidental, suelen vivir en el agua, no escupen fuego, ni tienen alas aunque pueden volar y se asemejan más a grandes serpientes voladoras, con cuernos de ciervo, rostro alargado, garras de águila y bigotes largos como los de los gatos.

Los Wyverns son muy similares a los dragones pero poseen una menor inteligencia y físicamente se hallan en desventaja, ya que carecen de las extremidades superiores y su vuelo no es tan ágil como el de sus parientes mayores. Sin embargo, son criaturas muy peligrosas, tienen afilados dientes y su cola termina en un aguijón similar al de los escorpiones. Los Wyverns son de un color pardogrisáceo y suelen vivir en los bosques, siendo seres peligrosos por naturaleza. Su imagen ha sido muy utilizada en heráldica a lo largo de la historia.

Los Dracos son como dragones en miniatura pero mucho más tímidos, suelen ser solitarios y habitan en cavernas o guaridas similares, que se identifican por los restos de huesos y los objetos de valor que contienen. Al igual que los dragones, sienten atracción por los objetos resplandecientes, si bien son mucho menos selectivos y sus tesoros contienen casi tanta basura como oro. La sangre de los Dracos es corrosiva y muy tóxica, ya que está saturada con una sal sulfurosa volátil e inflamable con el aire. Estas criaturas no son capaces de expulsar fuego por la boca.

Centauro.

Los centauros (Κένταυρος) son humanos de cintura para arriba y con el resto del cuerpo de caballo, teniendo una constitución física fuerte y atlética y poseyendo además gran capacidad de astrología. Sin embargo, no todo es poder en su especie, ya que su inconstancia y desmesurada afición por la bebida les hace convertirse en seres extremadamente violentos y lascivos. A pesar de ello, había centauros como Folo y Quirón eran individuos sabios y amables, convirtiéndose en una excepción dentro de su especie.  El mito del centauro pertenece a la mitología griega, según la cual eran seres que vivían en las montañas de Tesalia (Grecia), hijos de Kentauros y de yeguas de Apolo, Hebe y Magnesia. Los centauros son muy conocidos por su lucha contra los lapitas (habitantes de Tesalia) por el enfrentamiento que tuvieron con ellos durante la boda entre Pirítoo e Hipodamía (suceso conocido como Centauromaquia e inmortalizado en algunas metopas del Partenón), en la que los centauros se emborracharon e intentaron violar a la novia y al resto de mujeres presentes. Los lapitas finalmente ayudados por Teseo y otros héroes, consiguieron derrotar a los embriagados y furiosos centauros. Las centáurides son la versión femenina de estos seres mitológicos.

Mantícora.

La mantícora (en persa: مانتیکور) parece un león de cuerpo rojizo y de gran tamaño, teniendo las patas también de dicho felino, pero posee una cola mortífera terminada en agujión (similar al de los escorpiones, aunque en ocasiones se representa como cola de dragón) y capaz de lanzar letales y puntiagudas espinas venenosas, alas de murciélago y cabeza humana con tres hileras de afilados dientes parecidos a los de los tiburones, su cabeza a veces se la representa coronada con cuernos. La mantícora es una figura que guarda similitud con la esfinge egipcia y que en la Edad Media, se la asoció frecuentemente como alegoría del Diablo en diversos bestiarios de la época pero cuyo origen, se remonta a la mitología persa y cuyo nombre puede ser traducido como: Devoradora de personas. Según la leyenda, la mantícora era un ser que devoraba enteras a sus presas, sin dejar rastro alguno de ellas, ni siquiera los huesos, la ropa o posesiones de sus víctimas. Este ser según las leyendas, habitaba regiones semiáridas de Oriente Medio y en la lejanía, su rostro era a veces confundido con el de un hombre con barba.

Pegaso & Hipocampo.

Pegaso (Πήγασος) es un caballo alado de color blanco o negro y cuyo mito pertenece a la mitología griega, la cual cuenta que nació de la sangre de Medusa al ser decapitada por Perseo. Pegaso tiene una particularidad y es que cuando vuela mueve las patas como si estuviera en realidad trotando por los aires. Este caballo excepcional, debe gran parte de su fama al héroe corintio Belerofonte, el cual dio muerte a una horrible bestia llamada Quimera, un terrible monstruo que asolaba Licia. Belerofonte capturó a Pegaso con una brida dorada que le había sido regalada por la diosa Hera. A lomos de este bello animal, el héroe griego realizó diversas proezas pero halló la muerte cuando cegado por el orgullo y la ambición, quiso volar a la cima del monte Olimpo para unirse a los dioses. Zeus entonces envió un tábano que picó a Pegaso e hizo que este se encabritara hasta el punto de que Belerofonte cayó al vacío y murió según algunas leyendas, mientras que otras cuentan que quedó lisiado y obligado a vagar por el mundo para pagar su osadía y recordando una y otra vez su gloria pasada. Zeus después, capturó a Pegaso y le puso a tirar de su carro de truenos.

El Hipocampo (Ίπποκάμπη) es un híbrido de caballo perteneciente a la mitología griega. Según Pausanias, de pecho para abajo tendría forma de cola de pez, mientras que el torso y la cabeza es de caballo. Montura favorita de todas las criaturas semihumanas que habitan en las profundidades oceánicas, según las leyendas, los hipocampos cargaron en su lomo a las Nereidas y a los dioses del mar. Estas criaturas marinas aparecen en poemas de Homero, donde se les describe como el símbolo de Poseidón, cuyo carro era tirado sobre la superficie del mar por estos veloces y poderosos híbridos de caballo. Simbad también relata cómo tras naufragar en su primer viaje, observó a los hipocampos aparearse en la playa con las mejores yeguas del rey Mahrachán.

Yeti & Bigfoot.

El yeti o también conocido como “el abominable hombre de las nieves”, es un animal perteneciente a la criptozoología, con una forma similar a la de un simio gigante bípedo, guardando gran parecido con otra criatura legendaria como es el Bigfoot norteamericano. Según diversos testimonios que se han producido a lo largo de los siglos, esta criatura habitaría las zonas boscosas de la cordillera del Himalaya y sería un pariente lejano del orangután. Durante la historia ha habido abundantes expediciones que han salido en la busca de esta criatura aunque hasta ahora, ninguna de ellas ha encontrado pruebas fehacientes de su existencia, aunque cabe destacar la famosa fotografía de una huella de 33 cms de longitud y 20 cms de anchura obtenida por Eric Shipton en 1951 en el glaciar de Menlung. La última expedición se remonta al año 2008, en la que varios investigadores japoneses liderados por Yoshiteru Takashi y pertenecientes al proyecto Yeti nipón, fotografiaron huellas del presunto primate en Dhaulagiri IV. En diversos templos budistas de Nepal se guardan restos pertenecientes supuestamente a este ser, entre ellos cuero cabelludo y una mano incorrupta pero se ha demostrado que algunos de esos restos pertenecen a cabras locales y rebecos.

Huella Yeti

El bigfoot o sasquatch es una criatura legendaria y emparentada con el yeti tal y como se ha dicho anteriormente. Sería un primate bípedo, posiblemente omnívoro, de cabeza pequeña y más de dos metros de altura, con unos 160 kgs de peso, las hembras serían sensiblemente más pequeñas que los especímenes machos. Su pelaje sería de color marrón o negro, tendría los ojos brillantes y rojizos y un rasgo que suele describirse en los avistamientos (normalmente nocturnos lo que haría pensar que estamos ante una criatura solitaria con capacidad de visión en la oscuridad y más activa de noche) del bigfoot es su mal olor, similar al de las mofetas. Esta especie legendaria habitaría en Norteamérica (Estados Unidos y Canadá), en la zona noroeste es donde se ha producido una mayor concentración de avistamientos (California, Oregón, Washington, Colorado, Ohio, Columbia Británica). Se han encontrado huellas supuestamente pertenecientes al bigfoot, dichas huellas tenían cinco dedos y medían de 38 a 45 cms de largo.

Sirena.

Las sirenas (Σειρήν) son seres originarios de la mitología griega y cuya representación ha variado sustancialmente con el tiempo ya que en un principio, su forma original era la de híbridos de mujer y ave, teniendo afiladas y peligrosas garras, similares de esa manera a otras criaturas mitológicas llamadas arpías. Posteriormente, las sirenas fueran representadas como mujeres jóvenes de gran belleza y atractivo irresistible aunque teniendo cola de pez. Sin embargo, ambas especies se caracterizan por tener una voz musical cargada de fascinación y encanto, capaz de atraer hacia la perdición a todos los marinos que fueran lo suficientemente insensatos como para pararse a escuchar su canto. Según algunos relatos, las sirenas habitarían pequeñas islas rocosas, provistas de arrecifes y bancos de arena para provocar los naufragios de los barcos que atraían. La mitología griega en concreto, se refiere a una colonia de sirenas que habitaba frente a las costas de Italia, posiblemente en la Isla de Capri o en algún lugar entre Italia y Sicilia, dicha colonia habría sido la responsables del encuentro con Ulises y sus Argonautas, encuentro del cual estos salieron relativamente indemnes. El origen de su leyenda es difuso, algunos relatos consideran que las sirenas recibieron un castigo de la diosa Démeter por no ayudar a su hija Perséfone cuando fue raptada por Hades. En otras, su forma alada es debido a un regalo de Zeus o también a un castigo por parte de Afrodita, todos los relatos difieren en mayor o menor medida, llegando a existir historias en las que a las sirenas se las identifica como descendientes de los dioses fluviales Aqueloo y Forcis y de las musas Terpsícore y Melpómene. La asociación entre sirena y belleza es relativamente reciente, ya que es muy posible que en la tradición clásica, el único atractivo de estas criaturas radicaría en su voz, mientras que el resto de su apariencia resultaría cuanto menos monstruosa.

Ulises y las Sirenas

La Sirena

Orcos, Goblins & Kobolds.

Los orcos son originarios de la mitología celta, surgieron como invención para explicar hechos acaecidos en los campos y bosques (asaltos, agresiones, etc), aunque posteriormente J. R. R. Tolkien designó como orcos a las criaturas humanoides de aspecto feo, sucio y agresivo que salen en varios de sus libros. Los orcos son omnívoros aunque prefieren alimentarse de carne (incluida la humana) y llegan a veces al canibalismo. No son de gran estatura normalmente aunque pueden superar el metro y medio de alto, tienen la piel correosa y de un color pardoverdoso muy característico, con un hocico similar al de los cerdos y provisto de incisivos prominentes, tanto superiores como inferiores. Los orcos suelen subsistir en grupos y van armados, cota de malla, escudos, lanzas y cimitarras son su equipación predilecta. Cada tribu de orcos lleva símbolos y motivos de ella en sus armas y ropajes. Son seres muy violentos que a pesar de tener un ciclo reproductor mucho más rápido que el humano, su población no suele crecer demasiado, debido a su menor esperanza de vida y a la violencia endémica de su especie y sociedad. Debido a su odio natural a la luz, los orcos viven en cuevas y galerías subterráneas de remotas zonas montañosas o desérticas. los orcos, del mismo modo que los goblins, no tienen poderes mágicos y algunas de las facetas de su carácter pueden rozar la estupidez, pudiendo desmoralizarse con facilidad ante tretas o estratagemas de enemigos suyos más inteligentes y capaces.

Los goblins o trasgos como también se les puede denominar, son criaturas mitológicas pertenecientes al folklore del Norte de Europa (incluida España donde se les llama trasgu en Asturias). Los goblins son de menor tamaño que los orcos, no superando el metro de altura, su piel es arrugada y de una tonalidad parda o verdosa, su rostro es similar al de una bestia con pequeños ojos, nariz ancha y alargada, labios finos y una afilada y sucia dentadura maloliente. Sus dedos de las manos son largos y las uñas acumulan gran cantidad de porquería por lo que un arañazo de estas bestias puede infectarse con gran rapidez. Por lo general, los goblins llevan armas más toscas que los orcos y suelen vestirse con armaduras de cuero o ropas andrajosas. Al igual que sus parientes de mayor tamaño, los goblins son omnívoros y tienen un ciclo reproductor rápido, suelen habitar también en zonas oscuras como cuevas, grutas, minas o viejas ruinas aunque a veces según las leyendas, pueden llegar a invadir hogares humanos que estén relativamente aislados, llegando a producir en ellos efectos adversos y multitud de caóticos problemas, como el de inducir pesadillas a los habitantes de la casa. Los trasgos tienen una aversión natural hacia las hadas, elfos y gnomos. El Redcap (Gorra Roja) escocés que habita en castillos abandonados y ruinas olvidadas (siempre según las leyendas), es considerado el más peligroso de los goblins, ya que tiene la costumbre de teñirse su gorra con la sangre de sus víctimas.

Los kobolds pertenecen a la mitología germana, son seres pequeños que no miden más de un metro de altura y muy parecidos a los duendes. Suelen vestir trajes de campesino y carácter es complicado y violento, todo ello unido a una escasa inteligencia a pesar de ser expertos mineros. No dudan en sembrar el caos en las minas donde prefieren subsistir lejos de los rayos del Sol, aunque no siempre permanecen bajo tierra, ya que en ocasiones, infestan casas o comunidades enteras con su presencia, donde pueden ser apaciguados solo mediante ciertos regalos, alimentos preferentemente.

Parte I

Parte III

Parte IV

Parte V

Anuncios
 

Etiquetas: , , ,

4 Respuestas a “Criaturas Mitológicas II

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: