RSS

Dulce locura en los ojos verdes

11 Abr

Cae ahorcado el cuerpo por un patíbulo carcomido por termitas y sale un espectro del interior del condenado para retar los límites de la racionalidad que se desespera por no comprenderse a sí misma. El mundo del caos se ha revolucionado a lomos de esos dos ojos verdes que acechan en frías noches blindadas con la niebla más impenetrable. Agota tus besos, dales descanso porque no pueden atravesar el escudo que la locura ha desplegado en tu contra, sabiendo que hoy se despliega ante ti un mundo de paranoias multicolor que susurran tu nombre por debajo de la puerta de tu habitación, un universo retorcido que no deja reposar tu helado aliento. Cariño, sabes bien que hoy no puedes perder tu ocasión para pecar y destapar tu verdadero yo que hace tanto tiempo ya que deseaba descubrirse ante los ojos verdes que revientan las urnas de cristal en las que guardaste por temor tus deseos.

Felicidad extrema que araña las fronteras de tu conciencia, desbordando sin control sensaciones supremas en tu corazón que late al ritmo del aleteo de una luciérnaga que vuela brillante huérfana en la noche. Deja que el sentimiento vampirice tus sentidos saturados para ser a partir de ahora un ente vagabundo de la noche, presa de la locura y el dulce terror que te enamora con tan solo una mirada. Ven, te estamos esperando en el abismo de la mente que reza antes de que el crepúsculo aplaste el día por vivir sin miedo en el mundo de las sombras ondulantes, donde cobran vida y poder las mohosas estatuas de arcaicos dioses olímpicos. Deshecha cualquier intento de comprensión, ya que este se perderá en un laberinto de hiedra ponzoñosa capaz de hacer olvidar al mundo en un segundo que una vez tú exististe y tuviste un nombre que hoy nadie ya recuerda.

Cae, cae al mundo de fantasía, encarna tus pesadillas y camina por un mundo de tinieblas que te distorsiona hasta el extremo la conciencia tambaleante. Sueña que vas caminando por las ruinas de una antigua abadía gótica y observas en su carcomido altar el suicidio por amor de unos príncipes, bebiendo su sangre azul  en cálices de oro que dejan caer (cuando todo terminó) al frío suelo con el sonido de un chirriante y venenoso trueno, una vez que el sueño eterno se hace presa de ellos para descansar por siempre en mitad de esta desolación que supura tragedia en sus derrumbados y centenarios muros. Dime que el amor no es locura en sí mismo, que no atrapa la mente colapsándola de imágenes y sueños que se mueren por ser realidad más allá de las fantasías de una ojerosa Alicia venida a menos que sujeta entre sus brazos el esqueleto de un conejo vestido con viejos harapos.

Felinos ojos esmeralda refulgentes en una noche perdida en el limbo del tiempo, míralos porque te están diciendo “te quiero”, expresando su amor y deseo por este desquiciado sentimiento enquistado en la mente. Guarda tanto sentimiento en relicarios que adorar en cada una de las madrugadas porque tu iglesia es el sentimiento y el amor tu religión, la locura simplemente es el modo de poder aguantar tanta presión sobre tus delicados pero a la vez poderosos hombros de Atlas. Comete el sacrilegio de llegar hasta el final y alzarte tanto que puedas besar esos ojos verdes amparados por una Luna que se descubre majestuosa ante ti y la explosión definitiva de tu amor. Ya no hay ni tan solo un resquicio para temer de una sonrisa que te mata de alegría y te desangra a la vez con una oxidada navaja que rasga inquieta y a la vez pausada las frágiles venas.

Nada puede exorcizarte de la adoración de este deseo que te posee, deja que el amor de los ojos verdes trepe ávido por tu cuerpo tal como lo haría la hiedra salvaje. Ya todas las rosas del cielo y el infierno son para ti, no te preocupes de las espinas, te pincharán solo para saber que sigues viva y que no te duermes en el dulce néctar y elixir de las caricias exquisitas. La luciérnaga vuela grácil alejándose de ti, iluminando la parcela de los sueños hechos realidad, mostrándote que detrás de los ojos verdes y de la locura por amor se esconde algo más que una imagen onírica, una verdad encarnada solo para ti.

 
Deja un comentario

Publicado por en 11 abril, 2011 en Mis Relatos

 

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: