RSS

El Caso OVNI de Manises

05 Abr

El Caso Manises es sin duda uno de los incidentes OVNI más importantes en España y Europa. Fue “protagonizado” el 11 de Noviembre de 1979 por un avión Super-Caravelle de la ya desparecida compañía TAE con 109 personas a bordo, procedente de Salzburgo (Austria) y con rumbo a Tenerife (después de haber hecho escala en Mallorca). Es tras la escala en el aeropuerto Son Sant Joan de Mallorca cuando se empezaron a recibir señales de radio por el canal 121.5 Mhz (canal destinado a señales SOS) que no se correspondían con el código Morse. Dada la extrañeza de esta señal, la Torre de Control contacta a las 22:02 (Hora Zulú) con el piloto del vuelo TAE JK 297 Francisco Javier Lerdo de Tejada (con más de 14 años de experiencia), requiriéndole si escucha alguna señal de emergencia, a lo cual Lerdo de Tejada responde afirmativamente pero que aunque oyen la señal no la pueden identificar. A su vez, confirman al comandante que el Servicio de Alerta y Rescate de Madrid también está recibiendo esta extraña señal y que proviene de 40 millas al Noroeste de Valencia, un punto que se encontraba en plena trayectoria de vuelo del Super-Caravelle de la TAE. La tripulación

Francisco Javier Rodríguez, mecánico de la aeronave, divisó dos luces rojas a la izquierda del aparato y que se dirigían con celeridad hacia la nave en rumbo de colisión, por lo que Lerdo de Tejada sobre las 22:05 (Hora Zulú) de la noche pidió al control de Barcelona información sobre dichas y extrañas luces, sin que estos pudiesen darle más datos, ya que no detectaron ninguna anomalía en los radares. El comandante del TAE JK-297 decidió que la mejor opción sería subir a una altitud de 28.000 pies para evitar la posible colisión con las luces que les seguían, pero estas reaccionaron casi de inmediato realizando la misma maniobra y a más velocidad que la propia aeronave, quedándose a poco más de media milla (700 metros) del avión de pasajeros. Finalmente y dada la imposibilidad de evitar o esquivar las extrañas luces, el comandante Lerdo de Tejada decidió aterrizar de emergencia en el aeropuerto de Manises (Valencia). Las luces detuvieron la persecución antes del aterrizaje que tuvo lugar a las 22:45 (Hora Zulú). A las 22:44 (Hora Zulú) el TAE JK-297 había comunicado que ya no veía las luces rojas ni escuchaba la señal de emergencia del canal 121.5 Mhz. El personal del Servicio del Aeropuerto salió al exterior de las instalaciones tras el aterrizaje de emergencia y pudo observar tres luces que destacaban anormalmente por su brillo, especialmente una de ellas. Esta luz estática situada en dirección Este/Sudeste sobre el puerto de Valencia, emitía destellos de color verde, rojo y blanco.

Tal y como se ha mencionado anteriormente, los dos tráficos aéreos de origen desconocido detuvieron la persecución del TAE JK-297 poco antes de que este aterrizase en Manises, siendo de esta manera la primera vez que un avión comercial debió de aterrizar por culpa de un avistamiento OVNI, ya que dichos objetos estaban poniendo en peligro la seguridad del Supercaravelle y la de todos sus ocupantes. Los radares militares de Torrejón de Ardoz (Madrid) tampoco pudieron detectar la presencia de las luces rojas por lo que los mandos militares correspondientes decidieron que un caza de combate Mirage F1 (pilotado por el entonces capitán Fernando Cámara, hoy coronel retirado) despegase de la base de Los Llanos (Albacete) a las 23:42 (Hora Zulú) para identificar al extraño fenómeno en misión de Scramble. Cámara tuvo que aumentar su velocidad hasta 1,4 mach para finalmente distinguir sobre la vertical de Valencia una forma troncocónica que cambiaba de color, aunque enseguida el artefacto desapareció de su vista. El piloto recibió información sobre un nuevo eco del radar, que indicaba la presencia de otro objeto, o quizás el mismo, el cual estaba sobre Sagunto. El o los supuestos OVNIS aumentaban de velocidad con una enorme facilidad y solo pudieron ser seguidos a duras penas por el Mirage F1 después de haber roto la barrera del sonido.

Cuando el piloto se acercó lo suficiente, el objeto aceleró y desapareció de nuevo. Pero esta vez, saltó una alarma en el F1, la cual se activa cuando el avión está siendo objeto de un barrido de radar de onda continua como los que usan los misiles para fijar sus blancos. En términos de defensa aérea esto se considera una acción agresiva y peligrosa. Finalmente, el OVNI desapareció definitivamente y sin más consecuencias rumbo a África. Tras algo más de hora y media de persecución, y debido a la falta de combustible, el piloto Fernando Cámara tuvo que volver a su base. Las luces fueron detectadas por el radar del aeropuerto de Manises, el cual captó el eco de varios objetos no identificados que pudieron ser observados por algunos testigos desde tierra, como dos controladores del propio aeródromo que con prismáticos observaron dos luces rojas entre El Saler y la Albufera alejándose hacia el Sur a unos 2.500 – 3.000 pies de altura, no pudiendo ser en este caso las luces del interceptor Mirage F1, ya que en ese momento se encontraba en el Norte de Calles.

Recreación de la observación del OVNI de Manises en la cabina del Super-Caravelle.

Dassault Mirage F1 del ejército español en una exhibición del año 2010 en Hungría (Fotografía por KGyST).

El dictamen del Ministerio de Defensa descartaba la hipótesis del reflejo, debido a que había otras luces que igualmente deberían haberse reflejado. Así mismo descarta la de otro avión, un helicóptero, la Sexta Flota, y contempla pálidamente otras hipótesis, como estrellas, etc. Sin embargo, concurren circunstancias como ecos de radar y contacto visual desde tierra (el mismo Capitán juez las vio, pues estaba de guardia) que hacen esas otras hipótesis bastante débiles. El dictamen final concluye: “…No se ha podido averiguar el origen de las referidas luces y descartada la hipótesis de que pertenecieran al posible helicóptero antes mencionado debido a la velocidad desplegada, estas confirman la existencia de un tráfico no controlado en la zona, de procedencia desconocida”.

En el informe que elaboró el Ministerio de Defensa de España al respecto de este caso, se incluye el avistamiento de un testigo anónimo el 11 de Noviembre de 1979, la misma madrugada, desde la parada de San Adrián de Besós del autobús Barcelona – Granollers, en la confluencia con la carretera nacional de Barcelona a Mataró, sobre las 20:15, ante varias personas más que esperaban el mismo autobús. El testimonio afirma que tres o cuatro minutos después la zona quedó a oscuras. Incluyó dibujo en su carta al Ministerio. Así como también incluye el informe del Ministerio de Defensa una referencia a una noticia aparecida en el diario Pueblo del 21 de Noviembre de 1979, sobre una observación de una luz por un mecánico de Sóller, con fotografías incluidas, tomadas la misma madrugada del 12 de Noviembre de 1979.

Recortes de periódicos sobre el incidente OVNI de Manises.

En Septiembre de 1980 el diputado Enrique Múgica realizó tres preguntas sobre dicho caso en el Congreso de los Diputados.

  1. ¿Qué clase de aparato provocó el desvío del Super-Caravelle de la compañía TAE en la noche del 11 de Noviembre de 1979?
  2. ¿Por qué tres tráficos de origen desconocido permanecieron durante más de cuatro horas sobre el espacio aéreo español?
  3. ¿Qué clase de aparatos obligaron al despegue en alerta de un Mirage F1 de la Base de los Llanos en Albacete?

La única respuesta que recibió el diputado Múgica afirmaba que no existe prueba de la existencia física del objeto, sólo de “luces”. En el año 1994 se desclasificó el expediente referido a dicho suceso por el Ejército del Aire. A fecha de hoy este caso sigue sin tener una explicación, siendo fruto de multitud de debates y explicaciones variadas.

Breve documental sobre el Caso Manises. (Gracias a Alejandro Isoba por el vídeo).

Grabación íntegra entre Lerdo de Tejada y la Torre de Control. (Gracias a Valentín Sarabia por el vídeo).

En los siguientes audios pertenecientes al programa de radio Otros Mundos, se expone y se debate sobre este suceso con la escucha de las grabaciones originales correspondientes a las conversaciones entre el TAE JK-297 y la torre de control de Barcelona, aparte de explicar con todo lujo de detalles lo relativo a los sucesos ocurridos en el llamado Caso Manises.

Parte I.

Ir a descargar

Parte II.

Ir a descargar

Parte III.

Ir a descargar

Parte IV.

Ir a descargar

Parte V.

Ir a descargar

Parte VI.

Ir a descargar

Otro caso inquietante.

Días más tarde del incidente de Manises, en concreto el 17 de Noviembre a las 16:45 (Hora Zulú) se da orden de Scramble a un caza Mirage F1 de la base de Albacete debido a que en las pantallas del Centro de Operaciones de Combate (COC) “Pegaso” con sede en la Base Aérea de Torrejón, ha aparecido una traza desconocida que permanece fuera de la línea de identificación durante quince minutos sobre el espacio aéreo de Motril (Granada), señal intermitente la cual parece desaparece a las 17:12 (Hora Zulú). Después de realizar varias órbitas sin resultado, el interceptor pone rumbo de regreso a la base y es cuando el piloto a sus 3 en punto, al mismo nivel y a 35.000 pies de altura observa tres luces del mismo color e intensidad que forman entre sí un triángulo isósceles. Autorizado el piloto a acercarse a dicho triángulo, el caza no consigue ningún tipo de blocaje de radar, notando además que la distancia relativa no disminuía en ningún momento.

Después casi diez minutos sin poder acercarse a las luces y a 0,95 mach de velocidad, el piloto decide regresar a la base de Albacete. Es entonces cuando en el canal 11 de radio UHF escucha unas voces infantiles que reían y le decían: “Hola, ¿cómo estás?… Hola, hola”. La interferencia duró unos 30 segundos y a pesar de quitar el canal de guardia y apagar la radio, seguía escuchando en el casco las voces infantiles. El avión tomó tierra finalmente a las 18:05 (Hora Zulú). No obstante, el piloto afirmaría que durante su intento de aproximación al objeto triangular, recibió muy cerca de su propio aparato la pasada de otra “aeronave” muy veloz y en dirección de abajo a arriba, justo delante de su morro, con lo que parecía un postquemador encendido y en dirección hacia las tres luces. Este hecho fue alertado a Pegaso pero le afirmaron que en las pantallas del radar no aparecía ningún tráfico más. No obstante, el piloto asegura que vio como lo que le había hecho una pasada, se introducía en el OVNI triangular, el cual según su propio testimonio, era de enorme tamaño y se asemejaba a la Torre de Madrid puesto en horizontal.

Según información del propio Fernando Cámara (implicado en la intercepción del OVNI de Manises tal y como hemos mencionado anteriormente), profundo conocedor de estos expedientes y amigo personal del piloto, el Mirage F1 de este caso tenía quemaduras en el fuselaje y algunos remaches saltados, como si hubiese sido sometido a una elevada temperatura. Según Fernando Cámara, el piloto estuvo unos cuarenta días sin poder acercarse a objetos de cristal como vasos o platos ya que estallaban ante su contacto. Este hecho nunca llegó a ser explicado.

 

Fuentes: Wikipedia, Cuarto Milenio, Otros Mundos, elaboración propia.

Anuncios
 
 

Etiquetas: , ,

Una respuesta a “El Caso OVNI de Manises

  1. laexuberanciadehades

    10 mayo, 2017 at 14:25

    Entrada actualizada y ampliada en Mayo de 2017.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: