RSS

Santa Walpurga

08 Jun

Santa de la Noche sentada en un trono de huesos, penitente del dolor cuando la Luna susurra delicias a los amantes que se retuercen en un mar de mentiras lujuriosas bajo sábanas de acero. Has experimentado la soledad de una húmeda oscuridad que no te alza a los cielos para ser arropada por los brazos de Aldebarán y eso duele, cada día duele más. Hoy celebramos en un claro del bosque la conmemoración de la noche, cuando nosotros mismos nos alzamos de las sombras para coronar con oro la gloria de Walpurga. Escuchamos como en las cuevas de la montaña infestadas de murciélagos las brujas entonan sus cantos mágicos en un círculo alrededor de un caldero donde flotan en pócima abrasiva ojos de carnero.

Eres la diosa Flora marchita, reina por una noche, la que ahoga en silencio a sus adoradores bajo las negras aguas del Aqueronte. Hoy los Campos Elíseos yacen envueltos en tus llamas de rencor porque en esta nocturnidad no hay lugar para el brillo de la luz del día porque cuando el fulgor de los corazones desaparece ya no hay refugio para la esperanza, ¿puedes recordar la última vez que sonreíste sin haber estado en ese momento asfixiando los sentimientos?. Walpurga… yo no sería capaz de encender una vela por ti, el frío fuego que atrae a tu lado a fantasmas errantes me aterra y destroza la razón. Cuando llegue el amanecer todo habrá terminado hasta el próximo año, 365 gritos de odio por ti, 365 maneras de morir hasta tu regreso, 365 formas de desangrar las venas por amor.

Bendita noche que nos arropa con garras de dragón, haz de mi libertad la jaula donde atraparnos bajo tu pecho porque estoy sintiendo que en este momento merece la pena aniquilar la esperanza con tal de estar cerca de la santa tenebrosa, la del báculo de serpiente y mitra profanada. Haz del ponzoñoso veneno el agua nuestra de cada día para resucitar cada noche de nuestras pesadillas, felices de haber saboreado tu piel de nácar con tacto de rosa aterciopelada, eres el pecado original no extirpado con un sacrificio de lacerantes clavos y sangre, la Lilith del Paraíso Perdido. Añoraremos tu presencia al amanecer pero te recordaremos en la muerte del Sol al atardecer, cubiertos de resignación y de la esperanza que quizá no deberíamos tener.

Vino y mandrágora, satiriasis y bailes alrededor de la hoguera pagana, has renacido con la fuerza de un ciclón después de un año de olvido y perdición en un limbo que te paraliza los sentidos y te muestra cruelmente que detrás del enorme telón se haya el palacio de zafiro y un empíreo brillante como el colapso de un millón de supernovas a la vez. Ya solo queda en el corazón los rastros de una nebulosa que desaparece con el tiempo porque Ellos te han mostrado la divinidad que nunca podrás alcanzar y la frustración que produce es tan fuerte que la venganza, la negación y el placer efímero de una noche son tus mejores armas y ganchos oxidados la única caricia que tu corazón partido y parado puede regalar.

Enterrémonos en el segundo círculo del infierno pues nuestro lugar está allí, lujuriosos pecando por el amor inmortal, deseosos de escapar del juicio de Minos para seguir nuestro camino, fuga hacia la misericordiosa Nada. Mi dulce y amargada santa, vamos derechos hacia un erial, directos al cementerio de Plutón por seguirte, por amarte tanto en esta noche en la que las flores de una primigenia primavera se enamoran de las primeras caricias del próximo Sol naciente y flamígero. Crucificando mi corazón te rendiré temerosa pleitesía guardando mi adoración en un viejo arcón, por sentir pavor a que un día tus deseos no satisfechos se conviertan en ira y destrucción para los que te rodean en estas noches de magia y tinieblas heladoras de almibarado horror.

Antes de la mañana las brujas montadas en sus escobas impregnadas de alucinógenos montarán hacia los cielos sobre los narcotizados labios de Venus en busca de cuevas que cobijarse, a la caza de los sueños de dulces niños que duermen en sus mullidas camas, tornando su descanso en pesadilla. Los sátiros mientras se esconderán en el profundo bosque resoplando embriaguez, deseosos de acostar sus embriagadas cabezas cornudas sobre la mullida almohada de musgo que recubre la base de algunos árboles centenarios. Cuando todo termine volverás a la pútrida laguna de nuestros corazones, atrapada hasta dentro de un año solar. Santa Walpurga, el infierno solamente lo llevas dentro de ti al igual que la angustia de deshacerte en un suspiro bajo el Sol.

Walpurgisnacht, creyentes degollados para tu lago de sangre en el que sumergirás tu odio porque todos sabemos que tu fecha de conmemoración es el 6-6-6.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 8 junio, 2010 en Mis Relatos

 

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: