RSS

Tu amor por Nosferatu

05 Dic

Se hace la noche y todos los misterios salen de ella acechando a los pies de tu ventana, disfrazados de terribles lobos que caminan de puntillas entre la niebla sobre el húmedo y frío barro. Vampiros que parecen agarrotados títeres atraviesan las sombras, subiendo las escaleras que llevan a tu habitación, proyectando terribles sombras sobre tu corazón aprisionado de deseo, sin duda esto es lo que anhelas, aquí rodeada de los amantes de la noche que persiguen y cazan tu amor.

Si es que por ti me siento más limitado que el propio Frankenstein, incapaz de explicar con palabras la atracción nacida y vertida entre las sombras. “Buena, buena, tú, tú ser buena”, este chico está en lo cierto, descerebrados detrás de tus pasos… Los siglos no significan nada para ti pues eres eterna en belleza y en desprecio, por lo que hasta el mismo Egipto cubierto en vendas es capaz de resucitar por ti y arrastrarse patéticamente en un desfile de miedos que no tiene fin, y mientras tú en el sofá esperando con una cerilla a punto de encenderse en tus manos, sin duda una bienvenida perfecta, ¿no crees?.

Sé que guardas a un pobre hombre anfibio en el estanque de tu palacio, enamorado y encadenado por el cuello, usado para tu diversión como un vulgar delfín de zoo. Cruel hasta los huesos, a veces pienso que solamente siendo invisible podría introducirme en tu oscuro y decadente hogar, desnudo el cuerpo y el corazón, temblando de frío y de deseo. Bendigo este juego oscuro porque es nuestra válvula de salvación más allá de la no realidad incapaz de perderse en la magia de unos versos escritos bajo el denso efecto de la mandrágora.

Si has condenado a todos estos corazones de las tinieblas, ¿qué será de mí?, cabellos de Medusa, piel de mármol, corazón de hierro, chispazos de Luna en tus ojos, pánico en mi interior. Queda todo dicho con tan solo una mirada. El fin se acerca con una sonrisa en los labios, dementes de amor bajo este muro cubierto de rosales trepadores, amantes de la noche preñados de lujuria por el terror, besos húmedos y funestos con una oscuridad de la que me he enamorado y de la que somos partícipes en cada eterno eclipse.

Si algo he aprendido en este tiempo es a ser tu demonio de la noche y a materializar tus deseos de diamantes en las manos y de amor en tu corazón.

Esto es tu amor por la noche, tu amor por Nosferatu.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 5 diciembre, 2009 en Mis Relatos

 

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: