RSS

Nieve bajo las flores

18 Nov

En la confianza de nadie está escrita esta historia. Si estás cansado de esperar esa llamada que nunca llega, esas noches de insomnio pensando en tu víbora particular es que estás perdido desde hace tiempo y su veneno ya inunda cada gota de tu sangre. Pregúntale a la almohada si es capaz de soportar más lágrimas sobre ella, ¿tiene sentido seguir así?, enterrarte cada día en lo profundo de la tierra esperando, y te cansas, y odias el añorado regreso que se convierte en un pútrido y hueco recuerdo de momentos de los que se puede decir que cualquier tiempo pasado nunca fue mejor.

Puedes describir esto como una declaración de venganza ya que el rencor es algo que no admite el descanso dentro de ti, exterioriza este fuego interno, ¿para qué callar?, no tienes motivos para ello, dile a la cara lo mucho que odias toda esta situación, hazlo desde la frialdad y el puro desprecio porque ese dolor te ha dejado sin corazón y un pulso invisible late en tu interior. ¿No te atreves a pensar así?, y mientras tu habitación se llena deshechos, convertido en su payaso particular, toreado y vendido una y otra vez. Harto de decir que no ocurre nada mientras te das cuenta de que cada vez  te cuesta más pasar por debajo de las puertas, como si algo golpease en el dintel, yo creo que no necesitas saber nada más mientras la moral se arrastra por el suelo como una babosa.

¿Qué tienes que hablar?, ¿qué tienes que pensar?, nada, los hechos, todos los reproches hablan claro y tus ojeras agujerean la visión de cualquiera que te mire y sienta este caos interior que te envuelve. Jamás te rebajes cuando todo está acabado y la rabia es la mejor de las amantes. Cierto es que pasarás noches pensando en su cuerpo y tus manos tiemblen sobre tu cintura pero el deseo no significa nada, no te sientas culpable, no hay nada erróneo ya que simplemente será una sensación fugaz, igual que su interés por ti. No te tortures, darse de cabezazos y caer dos veces en la misma piedra no es la solución, solamente una pérdida de tiempo.

Sé que llevas tiempo muriendo desde que sus ojos no reflejan sentimiento al mirarte, entiendo tu sufrir acrecentado por la impotencia de ver como se escapa como fina arena entre tus dedos, por todo ello recibe mi paz, yo te doy la última Paz, el Credo a seguir. Deja de sufrir y cálmate con la nieve bajo las flores, ha llegado el invierno al alma, túmbate, suicida el corazón sobre ese manto blanco virginal. Respira el helado aire que congela tus pulmones calmando el furioso fuego y sé un ángel crucificado sobre la nieve, cierra y los ojos y vuela, lejos de aquí, lejos del corazón.

Anuncios
 
3 comentarios

Publicado por en 18 noviembre, 2009 en Mis Relatos

 

Etiquetas: ,

3 Respuestas a “Nieve bajo las flores

  1. Odile

    19 noviembre, 2009 at 21:12

    Muy bonito el relato, como siempre, no dejes nunca de escribir. Un beso

     
  2. Solita

    15 julio, 2011 at 04:33

    Me viene como anillo al dedo… ya que a mi dedo le saqué el anillo…

     
    • laexuberanciadehades

      16 julio, 2011 at 18:21

      Me alegro de que te venga como anillo al dedo. Gracias por comentar.

       
 
A %d blogueros les gusta esto: