RSS

La Última Función

13 Oct

Soñar, que de este mundo se puede escapar con la convicción de que al otro lado los amantes se encuentran, aquellos que por amor murieron sosteniendo una rosa en sus manos mientras las lágrimas de espectadores ángeles caen al suelo como piedras. Esta es la caída de la Trinidad, el estrellarse al suelo incendiado en llamas por un amor que revienta los corazones tal como haría el estallido de una estrella en el infinito espacio, un amor infartado que reconcome el interior quebrando de dolor el cuerpo agotado, supurando impotencia. La caída es grande, profunda, intensa, ya nada tiene solución cuando se hace el silencio en nuestro teatro, cuando los ángeles callan y se cierra el telón con dos cadáveres tras él, la función termina con un grito en la noche, es la frustración que desgarra la mismísima oscuridad, víctimas del más violento de los te quieros. Si muero cada noche recordando ese último beso, resucitaré a la mañana siguiente para volver a repetir la función y morir por ti una vez más, regálame una última función…

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en 13 octubre, 2009 en Mis Relatos

 

Etiquetas: ,

Una respuesta a “La Última Función

  1. cecilia

    16 octubre, 2009 at 16:25

    me encanta como todo lo que tu escribes

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: