RSS

Sombras en la noche

20 Abr

Sombras en la noche, sombras en el cementerio, un decadente vals de muerte representado con la coreografía de los cipreses bamboleados por el viento y un sentimiento de culpabilidad en el ambiente que atenaza el corazón desde lo más hondo de mí, donde están los huecos de la dignidad perdida y arrancada por tus besos. Entre mis brazos ahora ya no hay más que sombras encogidas en odio, por ti.

Ya no puedes decir que todo irá bien, ya no puedes mentir más a la cara ni seguir escondiendo tu naturaleza de cobra agazapada esperando a clavar sus ponzoñosos colmillos en mi cuello, la oscuridad nubla tus ojos y el infierno parece mejor opción que seguir enclaustrado y perdido dentro de tu corazón, amarte es la pérdida de toda libertad individual y sé que tus manos ya están manchadas con la sangre de muchos como yo.

Déjame que te hable del infierno ahora, al qué tú me has dejado caer… Arrodíllate, la rabia transformada en látigo desgarra tu espalda mordiendo la carne por doquier y las gotas de sangre caen como lágrimas a un suelo de piedra mohosa que bebe y bebe de ti. Sométete al caos de la venganza de una mente enferma que aniquila tu alma y la encierra en las cinco esquinas de este pentagrama, eres el sacrificio nacido del odio de un millón de agujas en tus sienes que lloran ríos de sangre hirviendo sobre tu piel. Junta tus manos y reza por tu rápido final, que tus cuencas vacías observen la oscuridad infinita, la oscuridad es el reino… El reino que tú me has regalado aderezado de punzantes mentiras y engaños.

Has conseguido que eso sea el pan nuestro de cada día y ahora en el suelo de rodillas terminaré levantándome contra ti, contraatacaré a traición, puedo recordar perfectamente todas las veces que golpeé el muro de mis lamentaciones con la testarudez que me poseía, mientras tú al otro lado reías indiferente a mi caída a los infiernos donde el fuego no quema pero hiela el alma hasta que sientes que todo tu interior arde con un gélido dolor producido por millones de punzantes cristales de escarcha.

Este amor está recubierto de herrumbre, apesta a decadencia y olvido pero ahora que las flores recubren su ataúd veré como nuestras sombras bailan en el cementerio este último vals, recordando el calor de los besos que nunca te di… Malditos sean por incinerar con su memoria mis labios y desatar estar locura con el brillo de dos ojos de jade en la noche. ¡No!, no quiero enloquecer, no quiero que tu recuerdo aceche mis sueños reencarnado en pesadillas, no quiero verme en el espejo con tu frío reflejo de venenosa sonrisa detrás de mí.

Cierra los ojos, respira hondo y deja que todo este odio y olvido de años sean borrados, que todas las mentiras vuelvan a ser conjugadas y renazcan en verdades. Aunque nos tocó perder todavía tengo miedo de esas noches en soledad sin tu abrazo, sin tu voz surgida en lo profundo de la noche calmando el terror a la soledad, tengo miedo a este silencio entre los dos que ya dura demasiado tiempo, miedo por el perdón mutuo que nunca dijimos. Lloramos sin poderlo evitar, deja que regresemos aunque sea una sola vez dentro de nuestras mentes a aquel pasado donde te encontré el primer día, que tu sonrisa vuelva a iluminar estas tinieblas mientras mi sombra y la tuya bailan para siempre en el cementerio de nuestro amor…

En Alegría & Amargura rompimos nuestros corazones.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 20 abril, 2009 en Mis Relatos

 

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: