RSS

Eros Asesinado

02 Mar

Aquí yace tu corazón en el silencio de Volgogrado, en medio de una muerte encarnada en polvo de uranio que se deposita en tus pulmones; el cancerígeno del amor bendice tus núcleos celulares y los condena a muerte. El final te golpea duro princesa y esta aurora boreal solo esconde mentiras en su brillo mortecino de fuego fatuo. Hoy, ese fuego resulta tan helado y poderoso que buscando algo de calor eres capaz de dormir en una cama envuelta en llamas, incinerando hasta el último rescoldo de negación de una verdad admitida, del destrozo de un obús de 120mms en tu pecho, sufres tanto que ya no tienes corazón que quiera latir dentro de tu tórax.

Tu voluntad se siente aplastada bajo las orugas de un Panzer y aún así te niegas a dejar de sufrir por aquello que ya no volverá. Te veo caminando tambaleante como un cadáver reciente que se levantó para hacer aquello tan importante que ni siquiera la muerte admitía dejarlo en el aire. Caminas despacio en tu Via Dolorosa y las caídas serán frecuentes, nada te librará de este final y aún así sé que no te rendirás, te levantarás una vez más y depositarás un beso a aquel que convertido en estatua de mármol descansa para siempre en su trono de Eros sin reino, Eros traicionado y asesinado por su propia flecha dorada.  Aquel que con su última caricia condenó tu destino por toda la eternidad, Él es tu Amor.

Amor que se desencadenó cual relampagueante bliztkrieg dentro de ti, conquistando cada resquicio de tu mente y corazón. Todas esas falsas ilusiones con el tiempo se arremolinaron como oxidados casquillos de M16 alrededor de ti, cada uno de ellos portaba esa mentira que encarnada en bala perforante atravesó tu interior que estalló a cámara lenta como un cristal roto en mil pedazos al ser golpeado sin piedad por un martillo. ¿Cómo es posible que su lengua bífida portara tantas mentiras y veneno?, ¿cómo se puede afrontar esta tragedia anunciada en las nebulosas del firmamento?, nunca viste la verdad en todo ello, sin dejar de creerlo no podías admitir que ese era tu destino.

Este es el verdadero corazón de la oscuridad porque hoy mi amor estás viviendo el infierno dentro de ti y tu dolor es como el del Nazareno traicionado por el beso de Judas Iscariote, la mentira hecha caricia de serpiente a la luz de una vieja antorcha. Tus lágrimas son plata fundida derramándose en tus manos que gritan al quemarse, sientes el despertar al dolor, la conciencia invadida de la realidad más terrible, la niebla se está disipando y solo hay lugar para un último sentimiento de furia, no puedes dejar que la decadencia de ese Adiós cercene tu alma por la mitad ahorcando tu aliento.

“Levántate”, es tu último aliento el que te impulsará por tu Via Dolorosa, es tu último aliento el que me apiada como Ángel de Muerte a darte mi espada de acero y diamante, son mis alas negras las que empujan el viento a tu favor, mis labios los que susurrarán palabras en tu oído, ese que está captando el final, palabras que a pesar de su suavidad retumban en tu mente como bombas… “Hazlo mi amor”. Mi boca es la morfina que fluyendo por tus venas silenciará los gritos de dolor de tu alma, será tu último aliento el que levante con fuerza tu brazo y ejecute la justa sentencia de tu corazón… Que así sea.

Y la cabeza cercenada de Eros sin corona rodará por el suelo de la Via Dolorosa.

NM

 
Deja un comentario

Publicado por en 2 marzo, 2009 en Mis Relatos

 

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: